Bruselas se ha despertado esta mañana sacudida por la tragedia. Varias explosiones en el aeropuerto y en algunas estaciones de la red de metro en el centro de la ciudad han roto la calma de la capital de Europa. El número de víctimas se desconoce y a cada recuento sube pero se sabe que en los dos escenarios ha habido fallecidos y el número de heridos se cuenta por centenares. El aeropuerto permanece cerrado, al igual que los de París y Londres, lo que nos asegura una jornada de caos en la red de transportes europea. Igualmente, las autoridades belgas han pedido a sus compatriotas que permanezcan en sus casas o en sus puestos de trabajo pero que ahora no realicen desplazamientos.