Entre los niños que juegan a ser boxeadores y los que sueñan a ser como Messi y Cristiano, ya nada volverá a ser como antes.