De no ser por la virgen de Guadalupe, no iría a la capital de México. Son las palabras del papa Francisco, cuenta su círculo cercano, semanas antes de emprender su viaje oficial al país norteamericano.