No se ve mucho más que humo en esta prisión de México. Pero es el escenario del motín más sangriento de los últimos años.