28 de enero de 1986. 11:38 horas de una mañana gélida de invierno que no impide que la ilusión de EEUU y de todo el planeta ponga el foco en Cabo Cañaveral. No se trataba de cualquier lanzamiento. El sueño de la conquista del espacio tomaba fuerza tras varios años de capa caída. Vuelta de tuerca en la Nasa.