La tormenta se ha dejado sentir sobre todo en Nueva York y Washington