La ejecución de un clérigo disidente chií y el posterior ataque de la embajada de Arabia Saudí en Teherán dinamita la compleja relación que se vive entre ambos países.