Este martes el estadio de Wembley acoge el partido amistoso entre Inglaterra y Francia. Las medidas de seguridad son extremas debido al atentado perpretado el pasado viernes en París, donde esa noche se disputaba el encuentro entre la selección francesa y la alemana. Wembley está acordonada en varios perímetros de seguridad y los 70.000 espectados han recibido la advertencia de acudir al estadio entre dos o tres horas antes del partido ante las previsibles colas por los controles de seguridad.