La suya fue la primera coronación televisada de la historia. Toda la pompa para la joven de 27 años que, un año antes, tras la muerte de su padre Jorge VI, se había convertido en la reina Isabel II de Inglaterra. Desde ese momento han pasado más de 63 años. Con 89, es la mujer que más tiempo ha estado en el trono, superando a su tatarabuela la reina Victoria. Jefa de Estado de Reino Unido y de los territorios de la Commonwealth, cabeza de la Iglesia anglicana, ha despachado con 12 primeros ministros británicos.