A golpes y mordiscos un grupo de mujeres y niños palestinos consiguieron liberar de un soldado israelí a otro niño que había sido detenido durante una protesta contra los asentamientos judíos. Cuando lo consiguieron y en medio de su propia impotencia, el soldado israelí lanzó contra ellos una bomba de gases lacrimógenos.