El éxodo de inmigrantes que continúa por tierra y por mar hacia Europa se ha cobrado 56 víctimas más en una nueva jornada de luto en el Mediterráneo. Casi todos los fallecidos, 51, estaban en la bodega de una barcaza atestada de gente. Poco después de salir de Libia fallecieron asfixiados al inhalar gases nocivos de los motores de la embarcación. Otros 4 han muerto aplastados en otra lancha. Los guardacostas italianos han rescatado a más de 2.800 inmigrantes sólo en 24 horas. En lo que va de año, más de 3.500 personas han perdido la vida al intentar llegar a una Europa, que afronta uno de sus grandes desafíos desde su creación.