Un intrépido bombero pidió ayuda a varias personas para rescatar a un niño que quedó atrapado por las fuertes inundaciones que asolan el país. Ya van seis muertos y más de mil personas afectadas por el fuerte temporal que azota desde el sábado, el norte y el centro de Chile. Las autoridades han decretado el estado de alerta sanitaria en la región de Antofagasta, donde murieron tres personas. Los equipos de emergencia han evacuado a más de 800 personas y la mitad se han refugiado en albergues. Se espera que las precipitaciones continúen varios días más.