El tifón Soudelor, que ya paralizó Taiwan durante el pasado sábado, dejó 14 muertos y cinco desaparecidos a su paso por la provincia china de Zhejiang. Con vientos de más de 160 kilómetros por hora y lluvias torrenciales, las autoridades chinas han señalado que el tifón ha afectado a más de un millón y medio de personas de manera directa. Además, unos tres millones de hogares se han quedado sin suministro eléctrico y unas 750 casas han quedado destruidas. Se calcula que las pérdidas podrían ascender a unos 587 millones de euros.