Una histórica iglesia negra, en el centro de Charleston, se ha convertido esta madrugada en el escenario de una pesadilla. Se celebraba un servicio religioso cuando se producía un tiroteo. Al menos Nueve personas morían y otra resultaba herida.