Una joven rusa de 19 años, a la que desde hace un año buscaban, podría ser la responsable del macabro hallazgo en esta vivienda mexicana. El de los cuerpos descuartizados de su madre y su hermana de 12 años. Según todos los indicios, el asesinato habría sido cometido por un familiar. Se está investigando al padre y a otra de las hijas. Y es ella la que parece la culpable, aunque no se saben las razones para acabar asi con su familia.