Tres meses le han bastado a Yanis Varoufakis para convertirse en el ministro europeo más mediático y terminar recibiendo la estocada de su propio jefe. Desde que llegó a Bruselas, ha sido un personaje incómodo. Se estrenó con el Eurogrupo lanzando un órdago.