Los militares expertos alpinistas se suman a las labores de búsqueda en el macizo. Con las manos, picos y cuerdas levantan las partes del fuselaje más pesadas para comprobar que debajo no hay más restos humanos.