Más de un centenar de inmigrantes africanos murieron ahogados frente a Libia al hundirse la patera en la que viajaban. Intentaban alcanzar la costa de Italia, un país que desde el viernes ha recibido a más de 4.000 inmigrantes.