Las columnas de humo han regresado este domingo al horizonte de Gaza. Se acabó el alto el fuego. Se acabó la calma relativa en la Franja, que ha durado poco más de 24 horas, pero que ha dado margen para los rezos de los soldados israelíes y para constatar la devastación de sus bombas... toneladas de ruinas de donde ayer los palestinos seguían sacando decenas de cuerpos.