En medio del caos, dos días después, todavía quedan cuerpos por recuperar. Se suponía que un pacto con los rebeldes prorrusos iba a permitir los trabajos de rescate en un radio de 20 kilómetros pero la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), los primeros en llegar, no tienen libertad de movimientos.