La escala de tensión en Oriente Próximo no cesa, la ola de ataques se ha saldado más de 200 muertos. Israél no va a cesar el ataque ya que Hamás tampoco pone fin al mismo, por eso El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó ayer que no tiene intención de parar, sino todo lo contrario, intensificar los ataques.