Al norte de Iraq, en Kirkuk, uno de los feudos multietnicos del país más pacíficos hasta ahora, se han reanudado los combates entre kurdos e insurgentes. Ante el alcance de los radicales suníes las tropas oficiales dejaron hace unos días el codicidado enclave petrolero sin un sólo tiro, que los kurdos aprovecharon.