El abogado de la Infanta, Miquel Roca, mantiene la prudencia a la hora de desvelar los detalles del escrito que está elaborando para impedir que su defendida tenga que declarar como imputada el 8 de marzo.