Preparativos en Acapulco para afrontar el huracán Raymond.