Los países del Mercosur han acordado llamar a consultas a sus embajadores en España, Francia, Italia y Portugal para que informen sobre la decisión que obligó a aterrizar en Viena el 2 de julio al avión del presidente boliviano