El gobierno de Barack Obama ha anunciado que ayudará militarmente a los rebeldes sirios, tras haber certificado que el régimen ha usado armas químicas contra la población. Washington se había negado hasta ahora por temor a que esas armas cayeran en manos de Al Qaeda. Lo aseguró Francia y ahora es Estados Unidos quien certifica que el régimen de Al Asad emplea armas químicas contra los rebeldes sirios, lo que supone cruzar la línea roja.