Con la brocha en la mano y barnizando una estantería de una escuela en un barrio humilde de Washington. Así han participado el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su mujer Michelle en el día de los Servicios a la Comunidad. Tradición inaugurada por él mismo tras llegar a la Casa Blanca.