El presidente de la Asamblea Nacional anunciaba lo que medio mundo sospechaba y lo que algunos en Venezuela no querían oir. Chávez no podrá asumir el cargo mañana, pero lo hará más adelante, si su salud lo permite, ante el Tribunal Supremo de Justicia, atendiendo al artículo 231 de la constitución. Esta interpretación de la Carta Magna venezolana no convence, ni mucho menos, a la oposición.