Isaac se debilita progresivamente y se ha convertido en depresión tropical. Aunque su desplazamiento está causando estragos en Luisiana y Misisipi. Dos personas han muerto en el estado de luisiana, donde casi la mitad de las viviendas y negocios estaban sin luz. En el vecino estado de misisipi una presa amenaza con romperse y 50.000 personas han tenido que ser desalojadas.