Con una sonrisa de satisfacción recibía Breivik el fallo del tribunal que le juzga. No demente es el veredicto para el autor de los atentados de Utoya. Le condenan a 21 años de cárcel. Lo que Breivik no hubiera aceptado era ser considerado enfermo mental.