Había una gran expectación en los exteriores del Tribunal Supremo estadounidense en los momentos previos a la histórica y sorprendente victoria de Barack Obama. La constitucionalidad de su apuesta estrella, la controvertida reforma sanitaria, ha sido respaldada por cinco votos contra cuatro por el Tribunal Supremo. La ley quiere garantizar la atención sanitaria en un país en el que más de 30 millones de personas no tienen ningún tipo de cobertura. El reto de Obama es que historias como la del pequeño Marcelo no se repitan. Marcelo perdió a su madre porque no tenía seguro. Murió de una grave enfermedad porque no tenía seguro médico.