La Plaza Tahrir en El Cairo vuelve a estar en pie de guerra.