En Francia, y en clave electoral, la organización ecologista Greenpeace ha conseguido volar en parapente hasta una central nuclear cercana a Lyon. El objetivo era demostrar que son vulnerables a un posible ataque terrorista. El piloto ha logrado dejar un bote de humo sobre uno de los reactores.