La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Elena Salgado, aseguró hoy en Bruselas que lo más duro de su mandato ha sido "observar mes a mes cómo las cifras del desempleo no disminuyen", y el momento más duro fue "aquella noche de mayo, en la que se tomaron decisiones importantes y solidarias", en referencia al giro de la política económica del Gobierno para ajustarse a las peticiones de la UE.