El presidente estadounidense, Barack Obama, ha asegurado que "independientemente de lo que digan las agencias" de calificación, EEUU "será siempre un país AAA".

En su declaración institucional tras las importantes pérdidas registradas en Wall Street y la rebaja de la calificación de la deuda estadounidense, el mandatario ha instado al pueblo americano a dar una respuesta contundente a la crisis, ya que "siempre habrá factores económicos que no se podrán controlar", "Pero la respuesta dependerá por completo de nosotros mismos", ha subrayado.