La derrota del PSOE es mayúscula en las elecciones municipales y autonómicas celebradas ayer. Ha sido una noche de desolación en la calle Ferraz y cara de circunstancias entre los dirigentes socialistas, aunque el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero no habló de adelanto electoral y sí de agotar la legislatura.

La pregunta, tras la debacle, es ¿Y ahora qué? En el PSOE ya están lanzadas las primarias. El proceso se abre este mismo sábado.

Uno de los grandes derrotados, el candidato del PSOE a la Presidencia de Castilla-La Mancha, José María Barreda apuesta por ellas. "Lo que no sería razonable es que como respuesta a los resultados de ayer tirásemos por tierra nuestras propias normas de funcionamiento, la democracia interna del partido y lo que hemos venido defendiendo", señaló hoy Barreda.