Tras la filtración de la misa homenaje que Carmen Borrego y Terelu Campos le han querido hacer a María Teresa Campos, has hermanas acudían a la cita visiblemente serias y en completo silencio ante las preguntas de la prensa evitando así un mayor revuelo mediático por ausencias como la de Gustavo Guillermo o la de José María Almoguera, que ponía una vez más de manifiesto que la relación con su madre está más tensa que nunca. Eso sí, una vez que terminó el evento, y después de tomar algo con los más cercanos, entre ellos Rocío Carrasco, las colaboradoras de televisión se mostraron más abiertas, asegurando que la molestia no venía por parte de la prensa y, más directa todavía, Carmen señalaba a Gustavo como el motivo de su enfado.