Barack Obama está aprovechando su salida de la Casa Blanca para realizar algunas actividades de las que no ha podido disfrutar en los últimos ocho años. Entre ellas, practicar deportes como el 'Kitesurf'. Invitado por el magnate británico Richard Branson, el expresidente y su mujer Michelle han pasado unos días en las Islas Vírgenes. Anfitrión y huésped se retaron a ver quién aguantaba más tiempo sobre la tabla, y Obama resultó vencedor en el reto.