Los actores llegaron por separado a este preestreno mundial de la última película de Ridley Scott, que se estrenará en España a finales de noviembre. Y no esperen verles juntos en la pantalla, la pareja no comparte ni una sola escena.