Urnas que se van llenando y ciudadanos que aguardan su turno. Incluido el lehendakari, Íñigo Urkullu, en Durango, Vizcaya, aunque, eso sí, ha costado identificarle por su nombre.