El presidente del Gobierno ha querido mostrar una imagen de normalidad tras la agresión sufrida ayer en Pontevedra y ha subido a su cuenta de Twitter un vídeo haciendo ejercicio en el gimnasio del hotel de Barcelona donde se encuentra alojado.