En Ávila, junto a la muralla, junto a la estatua de Adolfo Suárez, y junto a su hijo Adolfo Suárez Illana. En ese escenario Rajoy se apropia del legado de Suárez y pide "unidad política" por encima de divisiones partidistas en los temas de estado, como terrorismo, defensa y soberanía nacional. Rajoy arranca la campaña en una ciudad de provincias, Ávila, dónde ha aprovechado para darse un baño de masas.