La crisis económica no ha pasado factura a todos. Los que más tienen, los ultra ricos, se han multiplicado por tres desde el año 2006. Hablamos de personas que cuentan con ingresos declarados de más de 30.000.000 de euros.