La compañía recomprará los coches afectados por el escándalo de las emisiones diesel en Estados Unidos.