El temor a una crisis global se ha instalado como un mantra para explicar el desplome de las bolsas en todo el mundo. Pese a que los datos no apuntan en esa dirección.