La hora del bocadillo es sagrada, tanto que ya es la segunda sentencia del Tribunal Supremo que legisla sobre el tema. Media hora tienen los trabajadores de ADIF para el almuerzo, el tradicional bocata español. Una pausa de la que muchos, afanados en sus mandos, no pueden disfrutar.