El parlamento griego aprueba el tercer rescate financiero con una amplia mayoría. Más de un 70% de los diputados han dicho que SÍ. Un "sí" mayoritario, para aceptar nuevas medidas de austeridad y que divide aún más a la coalición gobernante.