Tras permanecer cinco semanas cerrada, la Bolsa griega ha abierto hoy con importantes pérdidas. Con una media aproximada de bajadas del 23% en casi todos los índices de la economía helena, la caída ha llegado a ser incluso del 30% en entidades como el Banco Nacional de Grecia. Este descenso estaba previsto por los analistas, debido a que, pese a que el ejecutivo griego ha aceptado las condiciones que la troika le exigía desde Bruselas como condición esencial para un tercer rescate, el corralito y la mayoría del 'no' que salió del referéndum han mermado la confianza de los inversores en la economía helena