El cambio, impuesto por Bruselas, relajará el déficit. Engordando el PIB con el valor estimado de estas actividades al margen de la fiscalidad, el valor relativo de la deuda se diluye.