A las dos de la mañana terminó el registro de la sede de Gowex. Diecisiete horas estuvieron los agentes estudiando qué documentos llevarse. Hoy ninguno de los trabajadores quería hacer declaraciones. A media mañana se reunían con un abogado para ver qué tipo de acciones legales pueden tomar. Los proveedores tampoco saben a qué atenerse.